cerrar

Si tienes sangre tipo A es más probable que tengas más nivel de hormona del estrés cortisol en el cuerpo. Hay una serie de riesgos para la salud que se asocian con la sangre de tipo A, cómo una probabilidad del 20% en desarrollar cáncer de estómago en comparación con los tipos O y B, y un aumento del riesgo en un 5% de enfermedades de corazón en comparación con los de tipo O.

 

Las personas de tipo B tienen un 11% más de posibilidades de enfermedades de corazón que el tipo O. Un estudio de la Universidad de Harvard descubrió que las mujeres con AB o B tienen más riesgo de padecer cáncer de ovario. Pero si eres tipo B no todo son malas noticias. Estas personas tienen 50000 veces el número de cepas bacterianas buenas en comparación con las de tipo A y O.

 

Las personas con tipo AB tienen más riesgo (un 23% más) de padecer enfermedades del corazón que las del tipo O. Además puede duplicar el riesgo de que una madre embarazada sufra la condición de presión de sangre llamada preeclampsia. Un estudio del tipo de sangre intrigante publicado en la revista Neurology encontró que aquellos con sangre tipo AB eran un 82% más propensos a tener dificultades cognitivas.

 

 

Los del tipo O tienen mayor riesgo de desarrollar ulceras. También tienen mayor riesgo de cólera. La buena noticia es que las personas con sangre tipo O tienen un riesgo menor de cáncer de páncreas y se enfrentan a un riesgo menor de morir de malaria que las personas con otros grupos sanguíneos; Dicho esto, si tienes el tipo O, eres dos veces más propenso a atraer a los mosquitos que aquellos con sangre tipo A