cerrar

 

Las emociones influyen en tu dieta y tu dieta en tu estado de salud, #LabContinental te recomienda mantener un equilibrio entre ambas.

Para que la alimentación no sea puramente emocional, debemos entender que la comida brinda placer y es un desestresante pero sólo calma la ansiedad temporalmente. Si dejamos que ante cada emoción nuestro cuerpo ingiera comida, culminaremos con un exceso de calorías que puede desencadenar obesidad a largo plazo.

Pero si por el contrario reprimimos nuestros deseos de comer, algo dulce de vez en cuando también estaremos alterando el equilibrio entre emociones y comida, pues cuando nos permitamos por fin comer un pastel no lo disfrutaremos y posteriormente a su ingesta sentiremos culpa por haberlo hecho, cuando es totalmente normal sentir placer por un poco de dulce. Entonces, para establecer un equilibrio que no perjudique nuestra salud, debemos controlar la alimentación por emociones y al mismo tiempo, debemos permitirnos de vez en cuando comer por placer.

 

Fuente:  www.directoalpaladar.com/salud/alimentacion-y-emociones-un-vinculo-complejo